jueves, 20 de noviembre de 2008

Distancia


Subió al colectivo con la leve impresión de que la encontraría. Miró entre la gente sentada, pero no, no estaba. Eligió el último asiento individual, como siempre y observó como el cielo gris parecía brillar. ¿Lloverá? Quizás. El sabía que aquello había pasado y que a veces las peleas, son solo eso, peleas. Y de pronto sonrió. Miró por la ventana y faltaban dos paradas, solo dos para volver a verla. ¿Cuanto tiempo había pasado? ¿Un mes? ¿Dos? El la extrañaba y no quería que ella lo notara. Bajo cuidadosamente del colectivo y compró un ramo de flores. Comenzó a llover, pero eso a él no le importo. Camino cuidadosamente entre las baldosas flojas, hasta que de pronto la vio. Se quedó parado, en silencio, sin saber que decir. Solo una leve sonrisa dibujo su rostro. Se arrodilló, le dio su ramos de flores y se marchó dejando la tumba atrás, prometiendo volver el mes que viene.

Pablo Latorre 20-11-2008