martes, 23 de junio de 2009

Reflexiónes


Muchas veces me pregunto porque la Argentina fue, es y será un país tan grande, tan extenso y tan rico, que tuvo y tiene la desgracia de tener políticos y hombres tan insignificantes, tan chiquitos. Esta es la primera reflexión que se me viene a la cabeza.
Ellos y nosotros. Siempre. Diferencias, siempre.
Peronistas vs. radicales, Boca vs. River, Unitarios vs. Federales y al no contentarnos con esto, cuando nos aburrimos de pelear entre nosotros, al "enemigo" lo buscamos afuera, como si eso nos diera mas libertad para odiar. A traves de la historia, Siempre fueron ellos los que nos querían invadir, los que nos querían usurpar tierras, los que nos querían bloquear económicamente, los que nos quitaron Malvinas. Siempre fueron ellos. Pero realmente ¿Siempre fueron ellos?
A traves de todos estos años hubo increíbles personajes que sin pedir absolutamente nada y sin la ilusión de aparecer en algún manual de primaria, hicieron grande a lo que queda de este país. Pero ante cada acto valorable, ante cada paso heroico, entre nosotros, nunca lograbamos ponernos de acuerdo. Si este lo hace bien ¿Porque lo que hace bien?, ¿Si este hace las cosas mal, porque las hace mal? Pero siempre la misma idea. Ellos y nosotros. Como si el otro fuera ajeno.
A medida que fue pasando el tiempo, la política (ellos) y los hombres (nosotros) se han ido desgastando de manera considerable, sumergiéndose en confusiones sin retorno. Por eso hoy no sorprende que un futbolista sea diputado, que una vedette sea senadora, que un maratonista fuese chef, o que un filósofo pueda ser taxista. Da lo mismo. Porque en nuestro ADN, estamos acostumbrados a la idea de que el argentino estuvo preparado para todo, haciendo de todo, mal o bien, pero haciendo, el resto no importaba.
Que extraño, porque hace un tiempo ya que la quietud se escribe con mayúsculas por estas tierras. Aquí nadie hace nada, ni mal o bien. Entonces la pregunta es obvia. En momentos de tanta confusión ¿Los políticos son chiquitos? ¿O nosotros somos un reflejo de ellos? Y otra vez la misma cuestión, ellos y nosotros.
Creo que algo esta claro. En estos días de confusión, donde nadie se conoce con nadie, ya la linea que dividía a ellos de nosotros, hoy es casi invisible. Podemos ser ellos, o podemos ser nosotros.
Nuestra falta de memoria y nuestra imposibilidad de discernir entre lo que esta bien o lo que esta mal, hace que esta gente pequeña sea grande en un mar, donde todo el mundo dice nadar, pero a la hora de tirarse al agua, pocos se animan.
Muchas veces me pregunto porque la Argentina fue, es y será un país tan grande, tan extenso y tan rico, que tuvo y tiene la desgracia de tener políticos y hombres tan insignificantes, tan chiquitos.
Esta es la primera reflexión que se me vino a la cabeza.
Ellos y nosotros, creía.

Ahora no se bien de que lado estoy.

04-09-2009